oracionAl orar por otros estás expresando tus intenciones para ellos. Si tus intenciones son buenas, buscan el progreso espiritual y el beneficio de todos, no estarán en contra de la voluntad del Padre. Entonces, ‘cuando los deseos del hijo están en armonía con la voluntad del Padre, la cosa deseada existe’. Expresa tus deseos sobre las cosas que quieres ver manifestarse en tu mundo. Tus buenos deseos jamás caerán en oídos sordos. Tus deseos bien pueden ser el catalizador que active una compleja red de eventos que conspiren para lograr la cosa deseada. La mayoría de las personas no tienen idea del poder que puede tener una oración para movilizar los batallones sobrehumanos y las directivas divinas sobre este mundo.

Podrías preguntarte, ¿como es que este poder tan grande no ha generado cambios mas importantes en este mundo? Durante muchas eras estaban aislados por causa de la rebelión. Tan solo hace 25 años los circuitos han comenzado a abrirse. Ahora comienza la era de los milagros y las grandes transformaciones que podrán lograr a través de vuestra fe colectiva y vuestra voluntad de mejorar vuestra vida espiritual y esta esfera en general. Sin embargo, aun hoy la gran mayoría no reza como debería, limitándose a pedir las cosas materiales que necesitan para ellos o para sus conocidos inmediatos. Muchos mas ni siquiera rezan ni tienen fe alguna. ¡Que esto no te desanime ni te impida comprender la magnitud de la influencia que puedes ejercer! Sigue orando por lo que quieres ver en el mundo. Eres siempre escuchado.

¿Cuanta gente hoy realmente ora con fe por sus semejantes, incluso los que no conoce personalmente? ¿Cuantos oran por sus enemigos, o por los que no son sus amigos? ¡Imagina que todos un día se pongan de acuerdo para orar por que termine el egoísmo, por acabar con la pobreza o con alcanzar una paz duradera! Cuando la mayoría de la población mundial esté orando por estas cosas las lograrán, pues estarán mostrando una unidad de propósito que va a encaminar vuestras acciones a lograr lo que desean. Esta unidad de propósito no existe aun, pero los pocos que oran pueden ir preparando el terreno para que esto ocurra. No olvides jamás que tus oraciones siempre son escuchadas y cuando están en armonia con la voluntad de Dios, el único destino de estas oraciones es hacerse realidad.

Cuando oras para que otros crezcan espiritualmente y vean la luz, esto estimula tu amor hacia tus semejantes y lo que deseas para otros se manifiesta en ti. El Padre no le daría la paz a tus hermanos arrebatándote la tuya. El derrama sus bendiciones y su amor de manera universal. La oración puede transformarte aunque nunca pidas para ti mismo. Aquel que ora por la paz con fe y convicción ciertamente no se dedicará a fomentar la guerra. Aquel que ora por el amor entre la gente no se rinde ante el odio y la desconfianza.