potencialEl mensaje de hoy es acerca de tener una mente abierta y dispuesta a aprender y a considerar lo nuevo, ya que sin esta innata curiosidad infantil, la mente permanece bloqueada en el pasado, atrapada en las viejas ideas, sin espacio para crecer. Jesús dijo que para entrar en el Reino de los Cielos, deben ser como niños y renacer del espíritu. Esta declaración del Maestro nos pide tener esa curiosidad infantil y apertura, pues incluso aquellos que han entrado en el reino deben seguir creciendo (aquí y en el más allá) y avanzando a lo largo del camino ascendido hacia la perfección.

Ustedes, estudiantes en el camino que se consideran a sí mismos ‘despiertos’, deben darse cuenta de que tienen mucho por aprender, y que solo porque han descubierto alguna verdad que les ha ayudado a salir de vuestro letargo material, no significa que únicamente puedan conocer esa verdad y nada más. El despertar es el comienzo, tal como el despertar en la mañana; tienen todo un día por delante, y del mismo modo ‘despertar’ significa que tienen toda la ascensión ante ustedes: el llegar a ser perfectos y semejantes a Dios.

Hay muchas cosas extrañas y fantásticas por descubrir afuera en el universo, amigos míos, cosas que ni siquiera pueden empezar a comprender o abarcar con vuestras mentes en la presente etapa de desarrollo. Sin embargo, necesitan preparar vuestras mentes para aprender y entender todas estas cosas si es que crecerán y ascenderán. El pequeño trozo de verdad que conocen ahora, probablemente no les servirá durante toda la eternidad, pues tal vez solo sea un puente o andamio para alcanzar verdades mayores. El ser abiertos, curiosos, y tener la voluntad de aprender, les será muy útil y es el principio de la sabiduría: el vivir esas experiencias que abrazan la verdad, la belleza y la bondad.

Esas almas fieles que se adhieren estrictamente a quienes imparten sus prácticas religiosas, y que rechazan todas las influencias y enseñanzas externas, creen que saben todo lo necesario para llevarlos ante la presencia del Padre. Esta ‘fidelidad’, tal como ellos la ven, ciertamente puede trasladarlos hacia los mundos de las mansiones, pero con el tiempo se convertirá en un obstáculo, ya que los hará rígidos de pensamiento y lentos para crecer en los nuevos paradigmas de la vida ascendente en el universo.

Preparen vuestras mentes ahora, amigos míos, para la gran aventura por delante, y sean siempre aprendices. El circuito del Espíritu de la Verdad está aquí para vuestro uso, soliciten la conciencia de Cristo para guiarlos y ayudarles a discernir nuevas verdades, y se sentirán siempre seguros de que son conducidos en la dirección correcta hacia el crecimiento y el progreso.

El Padre tiene mucho de Sí mismo por revelarles, pues Él es infinito, y al ser ustedes hijos de este Dios infinito, tienen el potencial inherente para ser como Él. Piensen en esto por un momento. ¿De verdad creen que lo que ahora saben será suficiente para darse cuenta del inexplorado potencial que poseen? A ustedes, por ser los hijos experienciales de este Dios infinito, se les ha dado la oportunidad de experimentar la grandeza y la inmensidad del universo. ¿Pueden crecer teniendo las mismas experiencias una y otra vez, sin mirar nunca por encima de los muros de las verdades estáticas? El Espíritu de Dios continuamente señala el camino hacia adelante. ¿Seguirán al Espíritu, o permanecerán a salvo y tibios en vuestro acogedor sueño, sosteniendo el trozo de verdad que encontraron en el camino? Consideren las posibilidades.