Ajustador del Pensamiento: “Es viviendo en el presente donde la paz verdadera se puede experimentar. Los seres mortales naturalmente tienden a pensar en lo que podría ser, en lo que podría ocurrir, en los cambios que traerá el mañana. Aunque siempre es necesaria una cierta cantidad de previsión, el temor exagerado a lo desconocido se ha vuelto uno de los factores que mas influyen en la lentitud del progreso espiritual individual en este mundo.

“El vivir en el presente es mucho mas que una simple decisión humana. Bien puedes decir hoy que olvidarás tus ansiedades infantiles acerca de lo que pueda pasarte, pero observarás que con frecuencia vuelven a ti las angustias recurrentes del pasado. El vivir en el presente es mas bien un resultado del nivel de fe que una criatura ha logrado.

“Solo viven en el aquí y el ahora quienes poseen una confianza implícita en los cuidados del Padre y conciben un universo amistoso creado para su crecimiento, exploración y evolución. Esta confianza solo es posible al abrir el corazón a la influencia divina del Ajustador Interno y dejarse transformar desde adentro por esta luz guiadora. Solo puedes confiar en el Padre si te tomas el tiempo para conocerlo primero.

“Para conocer a Dios lo único que se necesita es escucharlo, dejar que su pequeña voz dentro de ti se haga mas presente en tu vida. Así como los niños pequeños aprenden a confiar en sus padres terrenales a través de la convivencia con ellos y la experiencia de recibir sus cuidados, así mismo aprenderán los niños humanos a conocer, a confiar y a amar a su Padre celestial. Y así como ocurren en los hijos de unos padres humanos amantes y consagrados, los hijos de Dios muy pronto adquieren el deseo de parecerse a su Padre y emular su gracia divina, volviéndose reflejos de este Padre para sus hermanos. Esta es la verdadera adoración”.