crecimiento espiritualHoy continuaremos nuestra discusión sobre el Crecimiento y el Progreso Espiritual. El desarrollo de vuestra conciencia del Espíritu que mora en el interior, el Fragmento de Dios, el Ajustador del Pensamiento (AP), es clave para el logro de toda perfección, del crecimiento espiritual y de la progresión hacia adelante. Para ustedes, estudiantes en el camino que desean acelerar vuestro crecimiento, este es un paso muy importante para alcanzar una mayor conciencia espiritual.

¿Cómo desarrollar la conciencia personal de mi AP? Se comienza por tomar conciencia de tener este ‘Ser Superior’, y de la misma forma en que se familiarizan con nuevos amigos pasando tiempo con ellos, también deben pasar tiempo conociendo a este Amigo Divino dentro de ustedes. A los seres humanos les gusta asignar nombres a las cosas para ayudarles a recordarlas y a hacerlas personales, por lo que es aceptable que le den un nombre a este AP para que puedan dialogar, o llamarlo al meditar, orar, caminar o conducir vuestro automóvil. Pueden referirse a este Fragmento de la Divinidad como Él o Ella, no tiene importancia. Vuestro AP sabe todo sobre ustedes, cada detalle íntimo, cada pensamiento, cada deseo y cada miedo desde el día en que vinieron a este mundo. Para todos los propósitos prácticos, Él o Ella eres tú.

Desarrolla el hábito de hacerte consciente de que Él o Ella está ahí contigo cada vez que estés menos distraído por la vida material. Pronto te encontrarás a ti mismo siendo consciente de Él o Ella, incluso en medio de las conversaciones con los demás. Puedes hacerle preguntas sobre cualquier cosa que desees saber, o pedirle ayuda en cualquier problema o situación. Él o Ella es tu Guía divino, Maestro, y el Piloto hacia la perfección. No solo debes hacer preguntas, sino también escuchar las respuestas, y cuando digo ‘escuchar’, me refiero a prestar atención a tus sentimientos acerca de cómo deberías responder ante un determinado pensamiento, reacción, situación o problema que estés enfrentando. Aprende a confiar en tus sentimientos.

Cuando oro al Padre Celestial, ¿estoy rezando a mi AP? Cuando estás en oración, tu AP se convierte en el circuito o ‘enlace directo’ con el Padre Universal en el Paraíso. Él o Ella existe fuera del tiempo y por lo tanto no hay retraso o demora en tu petición para llegar al centro del infinito, el hogar de la deidad. Tu AP es el Director de tu desarrollo espiritual y coordinará todo contacto entre tú y cualquier otra personalidad espiritual, los maestros, ángeles u otros seres humanos que puedan ayudarte a crecer. No hay necesidad de pensar en ‘enrutar’ tus pensamientos y oraciones a cualquier ser en particular, personalidad, o ubicación; tu AP es el ‘Operador Maestro’ y sabe qué necesitas.

Aunque el AP puede hacer todas estas cosas maravillosas para ti, no puede, sin embargo, hacer algo en contra de tu libre voluntad consciente. Puedes asistir, o resistir, a algunos, o a todos, los planes de tu AP para tu crecimiento personal; esto depende completamente de ti. Cuando no puedas aprender una valiosa lección, tu AP intentará otro método, y nunca renunciará a ti. Su amor y devoción hacia ti está más allá de toda medida y es literalmente cierto, ‘nunca estás solo’.

La mejor manera para ‘correr el velo’ entre ti y tu AP, es sentarte en silencio y tener la intención de ‘ser uno’ con la divinidad. Expresa tu alegría, amor, gratitud y deseo de crecer y llegar a ser perfecto, y a continuación siéntate en silencio, consciente de tu AP, y ábrete ante tus sentimientos. Puedes o no escuchar un diálogo, pero al final te darás cuenta de la presencia en tu interior. Trata de no sentirte frustrado en tus intentos para lograr la quietud. Como en cualquier otro ejercicio, el músculo solo crecerá cuando lo flexiones. Regresen a la fuente divina y refresquen vuestras almas, amigos míos, y pronto conocerán el gran amor que vive dentro de ustedes.