El Efecto Sanador de la RisaEl mensaje de hoy es acerca de la risa y su efecto sanador en el cuerpo humano. Se ha dicho que la risa es buena para el corazón y buena para el alma, lo cual es una afirmación muy correcta y cierta. La risa libera endorfinas en el cerebro, las cuales se comunican con las células del cuerpo que están vibrando a un ritmo más bajo de lo normal, y esto actúa como un sincronizador para armonizar a estas células con el resto del cuerpo. Esto es parecido a tener dos diapasones de la misma frecuencia; cuando el primero se golpea en la proximidad del segundo, este comienza a vibrar en armonía con el primero.

El efecto que tiene la risa sobre las células, también se aplica a la mente y a la actitud del individuo. Eleva la vibración de la persona y la hace más ‘ligera’. Esto es algo bastante medible. Por ejemplo, cuando alguien triste, obscuro o serio, entra en una habitación con otras personas, ellas sentirán esta vibración más baja y la personalidad obscura hará que bajen su vibración, a menos de que exista una personalidad muy fuerte y brillante en la misma habitación, quien podría superar esas vibraciones más bajas.

No deben tomarse ustedes mismos tan seriamente, amigos míos, pues ser ‘ligeros’ es importante para vuestras mentes, cuerpos y almas. Es de mucha utilidad para ustedes y para otros a su alrededor, el vivir en un modo de alta vibración. ¿No disfrutas de una fiesta? ¿Qué sucede cuando estás acompañado de buenos amigos que aman la vida? Se ríen y bromean, y elevan tu ánimo. Lo que sucede es que están elevando tu vibración en armonía con la de ellos. Así que, ¿qué clase de amistades tienes? Si constantemente te desaniman, tal vez sea hora de encontrar nuevos amigos, ¿cierto?

¿Cómo percibes al Padre Creador? ¿Piensas que Él es el juez solemne y severo que grita órdenes y que constantemente encuentra fallas en Sus imprudentes hijos? Por supuesto que no, pues Él es perfecto y tiene la más elevada vibración, y no hay obscuridad en Él. Es el ‘Otorgador’ del humor en la personalidad y se deleita cuando estás feliz y lleno de alegría y risas, pues esto te conduce a un estado que es más ‘similar a Él’. ¡Así que justamente acabo de decir que reirse es ser similar a Dios!

Si hoy se sienten enfermos, amigos míos, necesitan reirse. Vayan y vean una película graciosa o llamen a un buen amigo. Muevan esas células lentas y sanarán mucho más rápido que cuando deambulan con semblantes obscuros. Incluso si no están cómodos, ‘aguanten sonriendo’. Es mejor reir y estar dolido, que llorar y estar dolido. Hoy recomiendo la terapia de la risa para todos ustedes.

Vivan, Amen, Rían