Monjoronson: “Querido, soy yo, Monjoronson. El día de hoy tomaré tu oído para hablar acerca de algo que es bastante fundamental para todas y cada una de las personas en este planeta, algo que debería ser considerado todos los días y no únicamente en su aspecto más familiar, sino considerado en formas que aún no han explorado. Es el punto de referencia a partir del cual se derivan todas las normas y debería ser considerado como la base fundamental para todas las decisiones. Nosotros (Espíritu) lo llamamos el Factor ‘A’. El concepto humano para este factor ‘A’ está representado por la palabra ‘AMOR’.

“Se ha dicho que ‘Dios es amor’, pero ¿realmente comprenden lo que eso significa? Incluso un ateo que no reconoce la ecuación ‘Dios = Amor’, tiene una idea acerca del concepto del amor y por lo tanto esa es su comprensión más elevada de la calidad de la vida misma. Debido a que son humanos y a que vuestro espíritu está encerrado en un cuerpo material, tienen diferentes grados de comprensión acerca de lo que es el Amor. Vuestros cerebros responsivos a lo electro-químico solo están interpretando esta esencia que todo lo impregna, que une a todas las cosas en el universo. Vuestras personalidades únicas atribuyen diferentes significados e ideas acerca de lo que es, y cada uno de ustedes expresa esas ideas de manera diferente. Las varias interpretaciones y expresiones del Amor constituyen la diversidad de toda la vida sintiente en los universos – es la gravedad misma a través de la cual Dios atrae a todas las almas y recoge todas las diferentes experiencias en el gran universo.

“Debido a que el Amor, en su forma más pura, es perfecto y absoluto, ustedes, como mortales ascendentes, solo pueden entenderlo y expresarlo en una forma relativa e imperfecta, pero a medida que expanden vuestra conciencia, el Factor ‘A’ se convierte en algo que puede expresarse y que se aplica a todas las circunstancias de la vida y a las relaciones, y que puede iluminar y hacer que todas las experiencias sean más significativas y valiosas. Esto, en cualquier nivel, es lo que pido a cada persona en el planeta considerar y aplicar en su vida cotidiana. Consideren en primer lugar vuestro más elevado concepto del amor, y luego expándanlo a través de la imaginación, vuestra capacidad divina inherente, y véanlo como algo que podría ser parte real de vuestra vida. La paz mundial es solo un ejemplo de estas expansiones de la imaginación que algún día se convertirán en una realidad en este mundo, porque primero fueron imaginadas en los corazones de su gente.

“¿Qué es lo que hace brotar una lágrima sincera en vuestros ojos, o qué mueve las fibras de vuestro corazón? ¿Fue una canción hermosa, el amable y considerado pensamiento de un amigo que les ayudó a superar una prueba en la vida, el abrazo sincero de vuestro hijo, una bella puesta de sol, las flores en vuestro cumpleaños? Sea lo que sea aquello que despierta una sincera emoción en ustedes, deberían sentirlo y explorarlo todos los días de vuestras vidas. Tómense el tiempo ahora mismo y reflexionen acerca de algunas de las cosas que los ‘mueven’ hasta que tengan ‘los ojos llorosos’. Estas son las cosas valiosas, querido – esto es la Verdad, la Belleza y la Bondad, ¿no es así? ¡Permitan que estos pensamientos sentidos en el corazón llenen vuestra mente cada vez más y más, y que se conviertan en parte de vuestra conciencia en expansión, pues justamente estos son los pensamientos que expanden la conciencia!

“Un mundo mejor comienza con los pensamientos de cada individuo. Tengan ‘mejores pensamientos’.

“Buen día para todos ustedes,
“Yo soy Monjoronson.”