el rioLas aguas de un río normalmente siguen el curso mas adecuado para llegar hasta el mar. Los causes de los ríos han sido tallados en rocas por millones de años por el simple hecho de que el río siempre pasa por el mismo lugar, pues es la ruta mas eficiente para llegar al mar. Imagina que el mar es la perfección – la meta de la evolución – y el río es la evolución misma. Si tú – un pequeño pez en el gran río – quiere también alcanzar la misma meta – el mar perfecto – lo mas inteligente sería dejarte llevar por la corriente.

Esta corriente representa la voluntad de Dios. Sin embargo, aun cuando te dejas llevar por la corriente, siempre puedes hacer ajustes y escoger los distintos rincones que quieras explorar. Puedes moverte lentamente y observar cada pequeña roca en el camino, conocer a cada pez que se cruce contigo, o puedes lanzarte de lleno a la aventura de llegar a la meta. La manera como llegues al mar es irrelevante, lo importante es que llegues.

Igualmente, eres totalmente libre para escoger viajar en contra de la corriente y como el salmón llegar hasta la cima de la montaña. Esto representará para ti un gran esfuerzo, pues luchar contra la corriente es difícil y una vez que llegues a cualquier sitio que no sea el mar, descubrirás que no valía la pena. Entonces deberás escoger entre comenzar el viaje otra vez o renunciar. Puedes escoger también salirte del río y como ocurre con todos los peces que salen del agua, morirás. Esto no significa que el río te haya castigado. Simplemente será el resultado de tu decisión de intentar vivir privándote de la fuente de tu vida.

Como vez en esta analogía, todos los esfuerzos que aprovechan la corriente, cuentan con un gran impulso y te llevan con mas facilidad hacia el mar. Toda contribución co-creativa en armonía con la voluntad de Dios siempre cuenta con gran ayuda y siempre tiene éxito, mientras contribuye también a acercarte mas a la meta final – la perfección. Todo esfuerzo co-creativo es también una ofrenda para el universo y para todas las criaturas, pues es una expresión de Dios, una expresión del amor, la verdad, la belleza y la bondad. Por lo tanto, es una ayuda para todos y un impulso adicional para que todos logren la meta de las edades.