“El mensaje de hoy es acerca del viaje del alma y de cómo cada uno de ustedes cumple con un ‘requisito’ especial y único para el desarrollo del Ser Supremo – esa parte del Dios Infinito que se está ‘formando’ y creciendo en experiencia junto con los universos espacio-temporales finitos en evolución, porque realmente existe una ‘razón’ para vuestro ser y un propósito para vuestra vida que no tiene precio, que es atesorado e insustituible independientemente de cómo, a través de vuestra deficiente percepción, se vean a sí mismos y se atribuyan su propio valor.

“El Dios Infinito es perfecto, todo lo conoce, todo lo sabe, es todo-poderoso y está presente en todas partes, pero en un aspecto de su totalidad Él está incompleto, porque Él desea tener ‘toda-experiencia’ para explorar y completar esa parte de Él mismo. Por lo tanto, debido a este supremo deseo de ser ‘todo-experiencial’, nació el gran universo como el constructo, el teatro y parque de juegos para experimentar la vida en diversas formas de vida y entornos. El Padre Creador conoce cada estrella y planeta en toda la creación, y Él también conoce, íntimamente, a cada criatura sintiente que vive, se mueve y tiene su ser, porque Él mora en Sus hijos con un fragmento de Sí mismo – un monitor divino que está eternamente presente en la mente de estos hijos del tiempo, en caso de que acepten y tomen la suprema decisión de viajar de regreso a la Fuente de la perfección y hacerse ‘semejantes’ al Padre de toda la creación.

“Diversidad es la palabra consigna de la creación, pues con este requisito divino el Creador cumple el mandato de tener toda-experiencia. A ustedes, amigos míos, se les ha dado una tarea, una misión de suprema importancia que sirve como un parche en el gran tejido de este requisito experiencial. El hilo que mantiene unido el parche a este enorme tejido, es el plan o patrón de vuestra vida, pero no solo la vida que viven en este mundo, sino la totalidad de todas las experiencias que tendrán conforme asciendan en el multiverso – mundo por mundo, circuito por circuito, y a través de incalculables dimensiones. Vuestro libre albedrío es el ‘color’ único de vuestro parche en el tejido, el cual diseñan con vuestras decisiones soberanas, conforme el alma viaja de regreso a la Fuente para estar en la finalidad del ser ante la presencia del Creador. En ese momento, cuando reciban el abrazo divino de Dios, el Creador revisará y apreciará todo lo que serán, este parche bello, colorido, único, verdadero y bueno en la obra-tejido de la vida que incrementa la completitud de este requisito divino.

“¡Esta Gran Obra-Tejido es el Ser Supremo! ¡Ustedes, amigos míos, en realidad son una ‘parte’ de este Dios experiencial! ¡Ustedes lo completan con vuestras experiencias de libre voluntad – vuestra vida única! No hay nada ordinario en ustedes, son necesitados, incondicionalmente amados y divinamente apreciados por vuestra parte en el todo de este requisito para cumplir con el deseo del Creador para tener ‘toda-experiencia’. Nunca deben verse a sí mismos como indignos o menos merecedores que algunos otros, pues apenas comienzan a recorrer el largo y asombroso camino hacia la perfección. ¡Dios vive, ama, ve y siente a través de ustedes!

“No hay nada más bello, más valioso, más amado o más atesorado que quienes ustedes son y en lo que se están convirtiendo.