vibración espiritualHoy, ustedes, estudiantes en el camino, ensamblarán el código que producirá el cambio más profundo en vuestras identidades de vibración espiritual, lo cual elevará el nivel de vuestra conciencia. Si confían en mi y realizan sinceramente este sencillo ejercicio, sabrán que los guío para elevar vuestros estratos espirituales y traerlos ante la presencia del Padre en el Paraíso. Se requiere que estén a solas, con vuestra mente en paz y en condiciones de enviar y recibir amor.

Lo que están a punto de hacer es una conexión consciente con el Padre, de manera que me gustaría que primero se pongan cómodos. Pueden sentarse o recostarse. Hagan tres respiraciones profundas, cada una lenta y profundamente. Al inhalar, imaginen que están respirando en el amor del Padre, y al exhalar, que le están regresando amor al Padre. Háganlo ahora con gran sinceridad.

Declaren en voz alta: ‘Padre, soy yo, (mencionen vuestro nombre), tu hijo fiel, y deseo estar en tu presencia en este momento.’ ‘Estoy muy agradecido por tener este momento para venir a ti y decirte cuánto te amo, y darte las gracias por haberme dado esta vida que tengo, con la libertad de pensar y sentir, y hacer lo que yo deseo’. ‘Estoy aprendiendo mucho aquí, Padre, y quiero expresar mi amor y agradecimiento por esta oportunidad de ser tu hijo experiencial, tu socio y co-creador.’

‘Tú has compartido conmigo, Padre, esta pieza perfecta de Ti mismo para guiarme a través de esta vida y para enseñarme cómo amar.’ ‘Tú has puesto en mí una brújula que me atraerá de regreso a ti, Padre.’ ‘Al elevar mi vibración espiritual para coincidir con la tuya, Padre, cada vez soy más como Tú.’ ‘Lléname de tu amor perfecto, lléname desde los pies hasta la parte superior de mi cabeza con tu amor, y cuando esté lleno, te daré de regreso todo mi amor con cada fibra de mi ser, pues somos Uno.’

Inhalen y exhalen tres veces, respirando en el amor del Padre, y al exhalar, regresen vuestro amor al Padre. Ahora, imaginen una cubeta con agua tibia que se vierte suavemente sobre vuestras cabezas. Este es el amor perfecto del Padre lavando vuestra alma, bañándolos en la luz, y elevando vuestra vibración espiritual. Imaginen que a medida que el agua cae, se vuelven más brillantes, más luminosos y resplandecientes de luz celestial.

Imaginen un rayo de luz que emana de la parte superior de vuestras cabezas, atravesando el techo de vuestra habitación y dirigiéndose hacia el cielo, como un rayo láser apuntando al Padre del Paraíso. Conforme sube el rayo, imaginen oír un tono de alta frecuencia que se incrementa y llega a ser tan alto que se hace inaudible para vuestros oídos humanos. Imaginen vuestra luz interior expandiéndose en una circunferencia para llenar toda la habitación en la que se encuentran.

Ahora, tan rápido como en híper velocidad, véanse a sí mismos naciendo en este mundo como bebés, véanse a sí mismos dando vuestros primeros pasos, y luego véanse a sí mismos como niños pequeños yendo a la escuela, celebrando una fiesta de cumpleaños, andando en bicicleta por primera vez sin ruedas de entrenamiento. Véanse a sí mismos cuando eran adolescentes, después como jóvenes adultos, y luego tal como están ahora. Permitan que vuestra vida aparezca ante vuestros ojos como si estuvieran muriendo en este momento. Ahora, con todo el amor en vuestro ser, denle todas estas experiencias al Padre como un regalo incondicional de ustedes mismos.

Ahora siéntense en silencio y reciban lo que el Padre tiene para ustedes. Hoy, amigos míos, son más perfectos de lo eran ayer y vuestra vibración espiritual es más elevada de lo que era antes. Están un grado más cerca de ser semejantes a Dios. ¡Bien hecho!