“Aquellos quienes están enfocados claramente en la Gloria de Dios con seguridad lo verán en el futuro distante. Primero, sin embargo, ellos deberán atravesar y completar las muchas asignaciones oportunas en los mundos del mas allá, en el proceso de volverse espíritus perfeccionados.

“Este viaje terrenal ya está comenzando, mientras ustedes aun viven vuestra vida en la carne. Una vez que hayan ‘dejado atrás vuestras vestiduras temporales’, y abandonen vuestros templos físicos, comenzarán vuestra carrera morontial precisamente donde terminaron, dependiendo mayormente en lo sinceros y responsables que hayan sido.

“Como ven, amados míos, vuestra conducta a través de esta primera vida crea la fundación para la vida siguiente en los mundos de las mansiones. Todo está en la intención, la cual es siempre la clave para una vida feliz o infeliz. Las elecciones son abundantes cada día y hay una cantidad innumerable de oportunidades para que ustedes actúen.

“Mientras mas conscientes sean de vuestra intención, conectando de esta manera los pensamientos y las acciones, mas progresivos serán vuestros días. Ustedes están aprendiendo de vuestro texto (El Libro de Urantia), que toda intención en el corazón humano se refleja instantáneamente en el corazón de Dios, pero Dios jamás juzga. Es en la intención del corazón humano y en las acciones consiguientes que el ser humano se juzga a si mismo.

“El pesar de los celestiales por aquellos previamente mortales es grande cuando ellos acompañan a sus encargos mortales hacia la vida eterna. Con frecuencia estas almas despiertan a la comprensión de que ellos pudieron haber vivido una vida mucho mejor. Llenos de remordimientos se les escucha decir, ‘si solamente hubiese sabido, habría vivido una vida mejor para la gloria de Dios’.

“El enigma aquí es que ellos raramente se dieron a si mismos un tiempo de reflexión para seguir los avisos de su Compañero abordo, o prestaron atención a los consejos de sus ángeles guardianes. Ellos estuvieron muy ocupados pensando en si mismos, sin involucrarse en un pensamiento real y elevado.

“La intención de un corazón humano puro y sincero alcanza el corazón del Dios Creador, y de esta manera el peregrino será mucho mas exitoso al comienzo de su vida eterna. La carrera eterna es la meta, el propósito único de esta vida de fundación en la carne. Nunca es demasiado tarde para comenzar a vivir la vida con intención en el corazón”.