“Hoy hablaremos sobre la felicidad. La verdadera felicidad es ese estado de alegría que brota desde lo más profundo. Es indefinible pero tangible, pues por un momento todos vuestros sistemas cantan juntos en armonía. Esta alegría no siempre es alcanzable, ya que la mente podría estar intranquila. Los seres humanos son propensos a preocuparse y a tener miedo, sin embargo, cuando permiten que su fragmento de Dios interior se exprese más, esta alegría profunda surgirá más a menudo con la sensación de que todo está bien en el mundo, porque Dios está a cargo.

“Una vez que este gozoso sentimiento haya comenzado a surgir, solo puede ser bloqueado por la mente. Por lo tanto, para experimentar esto y apropiarse de esta profunda alegría, deseo que vengas más seguido a Mí en el Silencio, y que me hagas saber que estás abierto y con ganas de más. Necesitas comprender que nuestra relación solo puede ser más activa si me concedes tu total atención y voluntad de cooperar. Hay tanto que me gustaría enseñarte, pero tu mente profunda necesita prepararse a través de tu disposición para recibir Mis indicaciones.

“Verás, hijo, la verdadera vida ocurre en el mundo interior, en donde se encuentran la verdadera alegría y felicidad. Este verdadera alegría y felicidad no pueden encontrarse en el mundo exterior, con su oropel y todo tipo de entretenimiento y tentaciones. De hecho, eso te mantiene alejado de Mí.

“La verdadera felicidad no puede comprarse con todo el dinero del mundo, pues el alma humana seguiría anhelando el verdadero amor y alimento que solo puede encontrarse con Dios. Cuando por fin Me encuentren dentro de sí mismos, habrán establecido esa conexión con Dios, pues esto tiene que ser un acto hecho por parte del ser humano.

El momento en que los mortales comienzan a buscar activamente a su Dios interior, demuestra que Dios ya les estaba esperando para darles la bienvenida al Hogar; la puerta a la verdadera alegría y felicidad se ha abierto. Cuanto más esfuerzo haya hecho la criatura, más alegría y felicidad experimentará, especialmente porque busca cooperar más activamente con la Voz que guía en el interior.

“Estoy usando a propósito diferentes nombres para Mí mismo, pues realmente no importa cómo Me llamen las criaturas, siempre y cuando Me llamen. Una vez que decidas que soy una parte indispensable de tu futuro, nuestra relación crecerá exponencialmente. Nuestra alianza estará sellada para toda la eternidad, pues tú y Yo nos esforzamos con miras hacia nuestra fusión para convertirnos en uno. Esto significa que en la eternidad, nadie será capaz de distinguirnos, ya que nuestra separación se habrá desvanecido. Permite que mi Amor y devoción fluyan dentro de ti, y el resultado seguramente será una felicidad duradera.”