• “La criatura mortal recibe un ajustador. El ajustador comienza a motivar a la criatura a considerar las realidades espirituales.
  • “La criatura experimenta por primera vez curiosidad espiritual.
  • “En algún momento la criatura decide por si misma sobreponerse a sus dudas y explorar su espiritualidad. El ajustador entonces comienza a intentar responder las preguntas. Este es el nivel que muy pocos alcanzan en este mundo pues requiere de libre pensamiento e intentar alejarse de lo que tradicionalmente se considera como religión.
  • “La criatura lentamente va confirmando que hay algo mas allá de lo físico y sus preguntas van encontrando respuestas. Entonces la criatura comienza a pedir mas, comienza a experimentar ‘hambre espiritual’, y comienza a recibir de acuerdo a su potencial y a su nivel de progreso espiritual. Aquí la criatura se da cuenta de que algo está cambiando dentro de ella y su hambre espiritual le induce a querer ser mejor, querer emular la perfección que percibe ser representativa de Dios, comienza a adorar.
  • “Una transformación es observada en la criatura mortal. Cada vez se vuelve mas identificada, mas en armonía con la presencia divina y con la voluntad del Padre. El amor comienza a ser expresado a través de la criatura. El ajustador tiene cada vez mas poder para influir en las decisiones de la criatura gracias a la sumisión inteligente a la voluntad de Dios. La criatura se vuelve co-creativa y contribuye a la experiencia universal – el Supremo – y a la manifestación actual de la potencialidad de la voluntad del Creador.
  • “El ajustador determina que la criatura está tan armonizada con El que no es posible que haya alguna discrepancia bajo ninguna situación en la eternidad. Entonces ocurre la fusión con el ajustador. La criatura es una con el creador y se vuelve inmortal, eterna y en vías de perfección. Los detalles de la alineación de la voluntad humana con la voluntad divina han sido satisfechos. Ahora el nuevo ser está preparado para comenzar el largo camino de comprender mejor el universo y a la deidad. Este camino llevará a este ser de regreso a la fuente, a su origen, a la presencia misma de Dios. De allí en adelante el ser humano perfeccionado continúa descubriendo y experimentando las nuevas expresiones de la deidad mientras participa activamente en la creación de nuevas realidades”.