trabajo furoEl trabajo físico no es necesariamente un requerimiento en la experiencia mortal. Tu progreso espiritual no se medirá por el trabajo que haces en el mundo. No caigas en el error de considerar el trabajo arduo como superior a otros trabajos. El Padre no ha tenido la intención de traerte a este mundo para sufrir sin razón, sino para vivir, aprender y crecer.

En los mundos mortales mas avanzados, el trabajo necesario para mantener el nivel de vida – el funcionamiento de los servicios públicos, el orden y la limpieza – no ocupa gran parte de la vida de los seres humanos. De dos a cuatro horas al día son mas que suficientes. En tu mundo, muchos se ocupan durante la mayoría de su vida en estas tareas, dejando a un lado muchas oportunidades para cultivar otros aspectos de la personalidad.

Sin embargo, en los mundos avanzados, los seres humanos han adquirido una disciplina de mantener el impulso espiritual. Después de haber concluido el trabajo material, estos seres humanos avanzados no se dedican al esparcimiento, la ociosidad, o los vicios. La mayoría del tiempo en la vida de estos seres humanos en los mundos que han alcanzado la Luz y la Vida es dedicado al estudio y al servicio a los semejantes. Los habitantes de estos mundos saben perfectamente que la prioridad en la vida mortal es el crear la fundación de la vida espiritual futura y tienen esta meta presente como lo mas importante que deben hacer en sus vidas. Todo lo demás es secundario. Aunque invierten muy poco tiempo en las tareas mas bajas del reino, se esfuerzan por crecer y por aprender – por ser cada vez mas perfectos.

En este mundo en que viven, todavía están atados a tareas materiales para el sostenimiento de vuestro nivel de vida. La gran mayoría de vuestro tiempo – y muchas veces toda la vida de algunos habitantes de este mundo – transcurre en una lucha constante por la supervivencia que no permite explorar nada mas. Por eso, cualquier impulso espiritual de una criatura, cualquier esfuerzo por conocer mas acerca del Padre y su reino, es mucho mas valioso en este mundo que en un mundo normal.

No importa lo ocupado que te encuentres, siempre podrás dedicar aunque sea unos minutos a la exploración interna, a descubrir la voz del Padre dentro de ti. Esta dedicación constante producirá grandes frutos espirituales en tu personalidad y te elevará mas allá de las apariencias mortales que limitan tu potencial. Haz lo que necesitas hacer en el mundo, pero no te olvides de tu verdadera naturaleza y del trabajo para la eternidad.

Aquellos que por fortuna disfrutan de una mayor cantidad de tiempo libre, primero asegúrense que no están disfrutando de mas tiempo a costa de vuestros semejantes. No dejes que sean otros los que tengan que hacer los deberes que a ti te corresponden. Luego utilicen su tiempo libre como una oportunidad valiosa para explorar vuestra espiritualidad a través de la meditación (la práctica del silencio), la acción (el servicio a tus hermanos y hermanas en este mundo) y la reflexión (el estudio, el aprendizaje y la expansión de la mente). Estas actividades se han escrito en orden de importancia.

La vida no es igual para todos y el Padre conoce la situación de cada uno de sus hijos y espera de cada quien una medida equivalente a las ventajas que posee. El gran maestro religioso que inspira a las masas de todo el mundo con sus discursos de amor y paz es tan importante para el Padre como el padre y la madre de una familia que han consagrado su vida a criar a sus hijos y solo disfrutan de unos pocos minutos para la comunión con la divinidad dentro de su ser. Haz lo mejor que puedas con lo que se te ha dado y las recompensas de la eternidad serán tuyas.