pensamientosHay una inmensa variedad de conceptos útiles acerca de los pensamientos, que simplemente no pueden ser explorados en esta lección. Podemos tener pensamientos gracias al ministerio de la mente, por el Espíritu Infinito. Como seres personales, los seres humanos tienen la capacidad de ser conscientes de sus pensamientos, incluso al momento de pensarlos. Algunos llaman a esto ‘conciencia’. Muchos son los factores que producen los pensamientos en tu mente, pero independientemente de su origen, son muy importantes cuando se convierten en la base de tus decisiones y acciones. Por lo tanto, es correcto decir que ‘por tus pensamientos puedes vivir o morir’.

Hay un ministerio específico relacionado con los pensamientos. Nuestro Padre ha enviado maravillosos fragmentos de Sí mismo a los mundos del tiempo y del espacio, llamados Ajustadores del Pensamiento. Su misión específica es ayudarte con tus pensamientos. Lo que hacen es lo que su nombre indica: Se esfuerzan por ‘ajustar’ tus pensamientos a la voluntad de Dios. Tan valioso como esto puede ser, el ministerio de los Espíritus Ayudantes, por sí mismo, no es suficiente para guiarte seguramente hacia ‘el camino del Padre’, debido al constante flujo de pensamientos bajos que provienen de tus impulsos animales. El Fragmento del Espíritu del Creador que mora en ti es capaz de imprimir poderosas ideas en tu mente, aunque de una forma suave, para convencerte de elegir hacer la voluntad de Dios.

Tu Ajustador del Pensamiento, paciente y constantemente trae a tu conciencia los pensamientos más elevados y puros, dándote la sabiduría espiritual para conducirte bien, y guiándote para actuar con un amor desinteresado y servicio hacia tus semejantes. Solo si cada inclinación en los pensamientos del corazón humano fuera continuamente mala, y el potencial del alma humana estuviera completamente en la ruina, entonces, tu Ajustador del Pensamiento te dejaría. De lo contrario, se queda contigo en cada situación de la vida, incluso si de vez en cuando tus indolentes pensamientos afligen a esta presencia divina en ti, porque Él ama con un amor tan grande, que lucha en cada mínima oportunidad por cambiar tus pensamientos para hacer la voluntad del Padre.

Mira hacia atrás en tu propio pasado, estudiante mío, y observa cuántos cambios ha producido tu Ajustador en tu forma de pensar. Ten la seguridad de que estos cambios son solo el comienzo de muchos más por venir, hasta el día en que estés perfectamente sincronizado con tu Ajustador del Pensamiento y te fusiones para convertirte en uno con Él. Tus pensamientos pueden llevarte a vivir o morir, a encontrar la verdad o a seguir en el error, a amar o a odiar, a la armonía o a la irrupción; confía en los pensamientos que recibes de tu Ajustador del Pensamiento, y basa tus acciones y decisiones sobre ellos, de manera que el camino a Dios estará señalizado antes de que camines por este.