Maestro Ofelius: “Hoy, mis queridos amigos, expandiremos nuestros horizontes, extenderemos nuestras mentes, encenderemos nuestras almas, y nos convertiremos en ciudadanos del universo. Hay muchos mundos afuera, en el más grande universo, que están establecidos en la Luz y Vida, y sus ciudadanos disfrutan y experimentan una clase de vida muy diferente, pues cada uno ha sido educado desde el nacimiento acerca de las realidades universales, de su relación con el Creador y con sus prójimos, y de su rol co-creativo como ciudadanos del universo. Ustedes, estudiantes en el camino, tienen la capacidad de ser como aquellos iluminados y disfrutar de una vida muy diferente a la que ahora tienen.

“Nuestra mente se expande en gran manera cuando nos vemos a nosotros mismos como ciudadanos del universo, y no solo como residentes de alguna población terrestre que recorre el mismo suelo día tras día, mes tras mes, y año tras año. El universo es nuestro patio de juegos, nuestro destino, y nacimos en el sistema primario en donde comienza la vida para tantas almas nuevas. No son tan diferentes a estas personas de Luz, pues tienen una capacidad similar para comprender, y es muy probable que si al nacer fuesen tomados y transportados a uno de estos mundos, y criados por alguna de estas familias, también conocerían y comprenderían cómo vivir y trabajar como ciudadanos del universo en un mundo establecido en la Luz y Vida.

“La diferencia entre ustedes y ellos es que ustedes apenas están comenzando a aprender acerca de algunas realidades universales y principios espirituales como adultos, que los niños en estos mundos aprenden a una muy temprana edad. Algunos celebran el aniversario del día en que recibieron a su Morador Interno, y están conscientes del Fragmento Divino a lo largo de sus vidas. Por lo tanto, estos niños no cargan con todo tipo de disfunciones y deficiencias, pues ya conocen la estructura del Gran Plan y se están preparando para su próximo rol co-creativo en el universo. De esta manera, sus sociedades no están plagadas con comportamientos destructivos, pues estos nunca se presentaron en su crianza. Ven la vida más allá del mundo terrenal y saben que tienen la oportunidad de vivir eternamente y participar en el Gran Plan. Aún así, no son Agondonteros como ustedes (aquellos que creen sin ver), pues viven con la realidad de la divinidad en su entorno.

“Ustedes, mis queridos amigos, han crecido en un mundo que ha sido visitado por el Hijo del Creador, una posibilidad de una en diez millones en el universo local, y están a punto de ser visitados nuevamente por la divinidad, por un Hijo Magisterial en preparación para los días de Luz y Vida. Ustedes son la primera ola, los que ‘cambian el juego’, y pueden ser los primeros de muchos en expandir vuestras mentes, vivir como ciudadanos del universo y participar en la reclamación de este mundo. Hagan lugar en vuestras mentes para esta nueva forma de pensar y de ser. Descarguen todas las disfunciones de vuestro pasado y den un paso adelante para ser contados como los primeros ancestros de Luz y Vida. Nosotros, vuestros maestros, somos una extensión de este Gran Plan para los ciudadanos de Urantia, así que tienen la oportunidad de participar con nosotros. Trabajen con nosotros, pues esto es lo que significa ser un ciudadano del universo: vivir con propósito y ver la vida más allá de este mundo, participar y anticipar vuestro rol como ciudadanos del universo, y ser responsables de la energía que poseen.”

“Paz para ustedes,
“El Círculo de Siete.”