“Muchos piensan que no tienen el tiempo necesario para vivir, pues entre el tiempo que dedican a sus trabajos, a la lucha por la supervivencia, realmente no les queda tiempo para nada mas. Sin embargo, una vida bien vivida es posible en un período de tiempo relativamente corto, pues lo que se espera que el ser humano logre puede ser alcanzado independientemente de las circunstancias externas.

“Considera el ejemplo del Maestro. Durante su vida en este mundo, Miguel no pasó la mayoría de su tiempo en contemplación y meditación. El fue un hombre de trabajo y acción. El se enfrentó a los mismos problemas que se enfrentan todos los demás seres humanos de Urantia y los enfrentó con una manera de ver la vida que se consideraba normal para su época. Sin embargo, en un poco mas de treinta años de vuestro mundo, Él ya había alcanzado la cúspide del desarrollo material y estaba al nivel necesario que le habría permitido fusionarse con su Ajustador residente, si el Maestro hubiese sido un hombre ordinario.

“La gran ventaja de Jesús es que supo apreciar muy temprano el valor de ‘conversar’ con su Padre. Siempre se aseguró de tomarse un tiempo, aunque fuese unos minutos apenas en su día lleno de tareas y labores, para recibir la inspiración divina. Así muy pronto aprendió a identificar la voluntad del Padre y decidió siempre someterse a esta voluntad.

“Para lograr un máximo de crecimiento espiritual no necesitas alejarte de todo, solo necesitas aprender a mirar dentro de ti y a escuchar la voz de Dios que es expresada a tu mente a través del Ajustador y del Espíritu de la verdad. El mejor catalizador para una transformación espiritual efectiva es la voluntad de escuchar hacia el interior y seguir los consejos que son otorgados libremente. Si ya has tomado la decisión de consagrar tu vida a la voluntad del Padre, mantente fiel a esta determinación y deja que oriente tus esfuerzos y tus decisiones a cada momento de tu vida. Este es el secreto para aprovechar el tiempo tan corto que tienes para aprender durante tu vida material.

“La vida material ha sido diseñada de esta manera, no para ser una excursión de placer sino para ser una experiencia edificante y provechosa que forje almas preparadas para las responsabilidades cada vez mas grandes de la eternidad. Es en la tierra donde cada pequeño paso en la dirección del progreso espiritual tiene un gran valor para determinar el nivel en el cual continuarás tu carrera ascendente en los mundos venideros”.