“Muchos han estado tan influenciados por los deseos materiales durante su vida que no pueden imaginar una vida sin ellos. Para ellos el dejar atrás estos deseos es una señal de apatía, la falta de motivación para nuevos logros cuando nada mas se necesita. Sin embargo, no es asi. Primero debemos aclarar lo que queremos decir al hablar de deseos materiales. Estos deseos no son las necesidades básicas – alimento, descanso, refugio, vestido – que pueden contarse con los dedos de una mano. Tus necesidades siempre necesitarán ser satisfechas y siempre jugarán un papel importante durante tu vida mortal.

“Los deseos materiales son aquellas cosas que no tienen valor eterno ni proporcionan una felicidad verdadera. Hablo aquí del dinero, la fama, el poder, la apariencia física. Estas son cosas que desaparecen cuando la vida termina y son cosas que no necesitamos para vivir una vida plena de grandes potenciales de desarrollo espiritual. La vida ha sido diseñada por el Padre para que todos disfruten de la mismas oportunidades para crecer y llegar a ser lo mejor que pueden ser. Todo lo que necesitas para lograr alcanzar tu propósito en la vida ya lo llevas dentro de ti.

“Cuando tus metas están en armonía con el plan del Padre para ti, cuando tu voluntad se alinea con la voluntad del Padre, tus deseos se van volviendo mas auténticos y reales. Las motivaciones materialistas del pasado ya no te afectan y comienzas a sentir la inspiración para lograr cosas mas grandes a los ojos de Dios, no a los ojos de los hombres. La apatía no tiene lugar en la vida de aquellos que están motivados por su Voz Interna – la presencia de Dios. Estos mortales cuentan con el impulso necesario para el progreso espiritual, que es donde la verdadera felicidad puede encontrarse y los potenciales ocultos pueden ser descubiertos y desarrollados.

“No temas abandonar tus deseos materiales que te han llevado hasta donde ahora estás. Ya no los necesitas, pues dentro de ti crece un nuevo ser que necesita expresarse en un plano mas elevado. Así lo expresó Jesús cuando dijo que un edificio nuevo no puede construirse sobre la base de un edificio antiguo. Es mejor destruir completamente la construcción anterior para construir algo mejor y mas hermoso en su lugar”.