“El propósito es lo que se espera obtener por hacer algo, por construir algo, o por crear algo. El propósito de la existencia humana es lo que se espera lograr mediante esa existencia. En el caso de los mortales lo que se espera es lograr seres semejantes a Dios, cuya lealtad haya sido probada hasta la infinidad sin que se haya encontrado en ellos el pecado, la duda, o la falta de lealtad. Ese es vuestro noble, maravilloso y eterno propósito.

“Cuando se habla del propósito de la existencia este propósito es un proyecto que se extiende en la eternidad. No se espera que las criaturas mortales logren este objetivo magnifico durante su vida en la carne. Sin embargo, tu existencia en este momento y en este planeta tiene un propósito temporal también, pues el Padre jamás hace algo sin un motivo. Todo es una pieza que encaja perfectamente en el mosaico de la eternidad.

“Queda de parte de los seres humanos el intentar descubrir su propósito para esta vida. Si hay algo que el Padre quería lograr al ponerlos en este mundo y en esta época en particular, este propósito no se les oculta, pero son ustedes los que deben tomar la decisión de conocerlo, de buscar, de explorar y una vez que hayan encontrado lo que buscaban deben decidir si dedicarán el debido esfuerzo y los recursos necesarios para cumplir con ese objetivo. Esto equivale a intentar conocer la voluntad del Padre y luego consagrarse a hacer esta voluntad.

“Aquellos que buscan conocer su propósito – que quieren conocer la voluntad del Padre para su vida – siempre lograrán el éxito en sus esfuerzos. Tal vez no logren manifestar todo lo que su personalidad podría expresar – la actualización de los potenciales – pero lograrán una gran crecimiento espiritual y una gran sabiduría al alinearse con la Voluntad del Padre para participar en la creación de la realidad.

“Tengan en cuenta que el propósito en la vida no tiene nada que ver con la profesión o con los talentos que creas poseer. Es muy probable que al descubrir la voluntad del Padre lo que decidas hacer no tendrá nada que ver con lo que te has preparado para hacer en el mundo material, o tal vez requerirá de talentos que jamás has explorado. Las cosas que el mundo nos pide que hagamos pocas veces tienen relación con las cosas que Dios espera de nosotros.

“Tal vez tengas que vivir en el mundo tomando parte de tu tiempo libre para realizar las tareas del espíritu. Tal vez tengas que luchar el combate de la vida en dos frentes. Esta es la realidad a la que se enfrentan los seres espirituales mientras viven una vida material. Pero tus luchas serán recompensadas y tus esfuerzos se convertirán en experiencias y sabiduría para el logro de tu meta verdadera en tu viaje mas allá del tiempo.

¿Como puedo descubrir mi propósito, te podrías preguntar? El Padre jamás ordenará ‘debes hacer esto y aquello’. El propósito en la vida es una meta a la que se puede llegar por caminos diferentes y es aquí donde puedes utilizar tus facultades creativas. Siempre hay pistas y señales, muchas mas de las que percibes. El Padre a través del Ajustador siempre te está guiando, orientando y motivando. Siempre se están sembrando deseos en tu corazón. Cuando luchas en contra de estos deseos notas como sufres, como si te estuvieses privando de algo, como si lamentaras no recorrer ese camino potencial. Si continúas con la intención de conocer tu propósito este deseo surgirá una y otra vez, no importa cuantas veces quieras suprimirlo y jamás se irá hasta que decidas satisfacer estas necesidades verdaderas del alma”.