Maestro Proloteo: “Cuando finalmente te fusiones con tu Ajustador del Pensamiento, te convertirás en un ser de nuevo orden, ¡serás entonces un celestial! Tú y tu Espíritu interior se convertirán en un nuevo ser, como resultado de la misteriosa unión entre lo humano y lo divino. Incluso las autoridades más competentes en los Universos son incapaces de discernir quiénes eran los antiguos colaboradores. Ellos solo perciben un nuevo ser, sin duda con la herencia de atributos humanos y divinos, pero un solo ser. Lo que sucede en esta fusión es simplemente que el compromiso para ser lo que Dios les ha invitado a ser fue debidamente aceptado, y que están destinados a ser uno de los maravillosos seres de un nuevo orden, especialmente diseñados por Dios, llamados Finalistas. Con base en la potencialidad que tiene cada ser humano nacido en este reino del espacio-tiempo, es perfectamente aceptable decir que todos los seres humanos actuales ‘han nacido para la grandeza’.

“Haber nacido para la grandeza no significa una gloria personal para el engrandecimiento de tu ego. Más bien, ¡significa la confirmación de que participas en una de las más grandes empresas de Dios que se haya escuchado jamás! La última misión de los Finalistas todavía no ha sido revelada totalmente, y por lo tanto no se comprende por completo. Está envuelta en la prevista manifestación del Dios Supremo y en la aparición del Dios Último en un futuro todavía lejano. Mientras tanto, los Finalistas se mantienen en reserva, o sirven en los mundos que avanzaron a la etapa de la Luz y Vida – ciertamente una tarea gloriosa, pero todavía muy por debajo del extenso y repleto entrenamiento que estos hijos ascendentes de Dios vivirán durante eras y eras.

“Seres más informados en Orvonton, nuestro súper-universo, creen que la última asignación de los Finalistas será el ministerio del totalmente evolucionado Dios Supremo (junto a los Migueles, ahora Soberanos de los Universos Locales), en los mundos de los estupendos Universos del espacio exterior, que ahora se están formando, muchas de ellos más grandes y mucho más allá del Gran Universo ahora habitado. Eso traerá un impulso tan divino a la creación de Dios, como nunca antes se ha visto o escuchado. Tal como vuestros registros claramente declaran: ‘Ni ojos ni oídos han visto o escuchado lo que Dios ha preparado para aquellos que, en el amor y la obediencia, han respondido a Su llamado a la perfección’. Y eso es un hecho, independientemente del contexto en el cual aparecerá.

“Se ha observado que los Finalistas, que ahora están congregados en el Cuerpo de la Finalidad Mortal – seres como ustedes de los mundos evolutivos – son, de hecho, espíritus de la sexta etapa. Aunque han llegado a la perfección finita, todavía no están completos como seres. Eso deberá suceder cuando lleguen a la séptima etapa del espíritu, que muchos suponen que ocurrirá concomitante con la consumación del Dios Supremo, en la cual los Finalizadores de esta era universal alcanzarán su estado final. Este no será un estado de perfección absoluta, pero sin duda de perfección absonita, reflejada en la perfección del para entonces completamente personalizado Supremo, el Dios de la Evolución.

“Sí, cada ser humano, aunque se haya originado en la más baja existencia de los seres animales, más tarde con personalidad concedida, está efectivamente destinado a la grandeza – la gloria de Dios –, ¡una grandeza que se extenderá incluso por los ciclos de la eternidad! Este glorioso destino no anula vuestro libre albedrío, en absoluto. De hecho, es el encuentro armonioso de dos voluntades – vuestra voluntad y la voluntad de Dios – de que Dios ciertamente tiene un potencial Ser Finalizador por manifestarse, pero depende de ustedes esta realización – si realmente desean ser ese ser, idealizado personalmente por Dios. En otras palabras: si ustedes, al tomar la decisión final en esta vida de que desean estar con Dios y ser como Dios en vuestra condición de criatura, al seguir Su voluntad y con la ayuda de vuestro Ajustador, ¡esa grandeza seguramente será vuestra experiencia por toda la eternidad! Soy Proloteo, vuestro tutor celestial, igualmente con derecho a lograr este glorioso destino.”

Nota: ‘Absonita’ es un término para indicar el estado intermedio, no cualitativamente sino en términos de dimensiones espacio-temporales, entre el nivel absoluto del Paraíso y el nivel finito evolutivo. Por lo tanto, absonita significa superfinito, o que ha trascendido el espacio-tiempo. Las criaturas del espacio-tiempo o creaciones son finitas.

Fuente: http://encyclopediaurantia.org/absonite.htm