El Amado: “No siempre es fácil para los humanos saber cuál es la Voluntad de Dios. Algunos mortales piensan que hacer la Voluntad de Dios significa sacrificar todas las cosas que les dan placer. Definitivamente, este no es el caso. Hacer la Voluntad de Dios ha sido algo muy mal interpretado en el pasado. Es verdad que implica cierto sacrificio, pero eso es tan solo el proceso para someter al yo más primitivo en ti.

“Hacer la voluntad de Dios significa superar los instintos más bajos a través de la auto-disciplina y hasta la auto-maestría. Este camino no es fácil, pero construye un carácter fuerte, que puede resistir las tentaciones y no ceder fácilmente ante los sofismas de los demás. La Voluntad de Dios significa simplemente buscar el camino con mayor amor y con respeto hacia todos los demás. En pocas palabras, significa vivir la regla de oro, tratar a los demás como les gustaría ser tratados.

“Jesús vivió una vida ejemplar en la tierra al vivir de acuerdo a la regla de oro, y por lo tanto obedeciendo siempre a la Voluntad del Padre en el Cielo. La regla de oro se encuentra en todas las religiones, y, qué gran pena es que no sea practicada en la medida que podría serlo. Jesús siempre exhortó a sus seguidores a ‘amarse unos a otros’. Pues bien, ¡miren a vuestro alrededor!

“Las guerras no han cesado. Este flagelo continúa incluso entre familias y vecinos, pues la mentalidad primitiva no ha sido sometida y superada, sobre todo porque las tendencias materiales y la codicia han superado y remplazado a la religión.

“Debería darse más valor al cultivo y al entrenamiento para la verdadera formación del carácter. Tristemente, cada vez son menos las personas que prestan atención a la Apacible y Pequeña Voz de Dios dentro de ellos. Por supuesto, se paga un servicio de la boca para afuera cuando la gente se apresura diligentemente hacia sus iglesias, sinagogas, mezquitas, tabernáculos, o cualquier otro templo de culto, pagan su penitencia y cuotas, y creen que eso es suficiente y que todo en su mundo está bien. Mientras tanto, no buscan dentro de sí mismos para encontrar la Gloria de Dios y el significado y propósito de la vida. Es mucho más fácil hacer que ‘los más educados’ piensen por ellos.

“Ha llegado el momento de que cada persona tome la responsabilidad de sus propios pensamientos y acciones, que pregunte cuál es la voluntad de Dios y cómo entregar la voluntad propia. Será un camino lleno de amor y de buena voluntad hacia todos los demás. Una persona a la vez, así es como se cambiará al mundo, conforme el benigno virus del amor se disemine por todo el planeta.

“Reflexionen acerca de cómo harán hoy la Voluntad de Dios, y después actúen con un corazón abierto y honesto. Siempre pueden pedir Mi Ayuda. Yo siempre estoy disponible.”